Photos from Flickr

Ser diferentes nos hace únicos

Empezamos y apostamos por un nuevo proyecto de trabajo pionero en escuela inclusiva y atención temprana, de esta forma damos un servicio ante la necesidad de las familias. Cuando una familia tiene un hijo con diversidad funcional acude a diferentes centros para recibir terapias y esto conlleva un continuo ir y venir de un sitio a otro, de esta manera con este nuevo proyecto las familias no deben abandonar ni cambiar su vida profesional y personal para que sus hijos tengan los apoyos y recursos que necesitan dentro de un mismo centro y en unos horarios escolares.

Comenzamos con ganas, motivación e ilusión. Teníamos un gran proyecto en nuestras manos, pero no sabíamos que nos esperaba un camino lleno de dificultades y retos de los que debíamos aprender para conseguir el cambio y el proyecto que iniciamos. Además no teníamos referentes cercanos en donde apoyarnos y poder preguntar, imitar, informarnos.

Nuestras aulas han sido distintas al resto de escuelas, nosotros contamos con un número importante de alumnado con diversidad funcional, lo que conlleva que las aulas sean muy heterogéneas.

Al principio, las actividades que realizábamos las seguíamos de guía didácticas ya realizadas por editoriales. Pero pronto, nos dimos cuenta de que con estas guías no atendíamos a los tres  pilares de Educación Infantil. Teníamos la presencia de alumnos/as con diversidad funcional (integración vs inclusión) pero no había una calidad en la participación y tampoco un rendimiento. Así que empezamos un “cambio” que nos ha hecho llegar a una verdadera inclusión.

Tras estudiar distintos modelos, escogimos aquellas que nos permiten desarrollar al máximo las capacidades de nuestros alumnos/as.

Las actuaciones de éxito de Comunidades de Aprendizaje así como trabajar por proyectos han sido la base de la programación, dinámica y didáctica de nuestras aulas. Tampoco podemos olvidar el aprendizaje incidental que forma parte de nuestro día a día en el aula. Fuera de una situación intencional de enseñanza o de aprendizaje ocurren diferentes situaciones en el aula u otros espacios del centro escolar donde de manera natural y lúdica se amplían habilidades y conceptos.

Paralelamente, un profesional o varios del equipo de atención (fisioterapia, logopedia, terapia ocupacional, pedagoga, psicóloga…) temprana atendía en sesiones clínicas a los alumnos/as que necesitaban. Con esta forma de trabajo tampoco se conseguía lo que en principio se quería conseguir, ya que los alumnos/as no generalizaban sus aprendizajes en los diferentes contextos y entornos donde se desarrollan y socialmente en el ámbito escolar era diferente.

Por esto también hubo un cambio en el modelo de Atención temprana y se pasó de sesiones clínicas a un modelo centrado en la familia y los entornos naturales.

Es decir, el alumnos con dificultades, durante su jornada escolar recibe los apoyos en el aula y de esta forma su participación y rendimiento será de mayor calidad. A su vez el profesional de A.T capacita al maestro/a para poder realizar y atender así como superar las dificultades que se pueda encontrar en su aula. Siguiendo este modelo de inclusión y atención temprana y habiendo una buena coordinación estamos consiguiendo el aprendizaje y desarrollo de las capacidades de todos/as los/as alumnos/as respetando su ritmo y desarrollando aprendizajes funcionales.

De este camino recorrido nos quedamos con experiencias, imágenes, palabras que todos los días vemos y escuchamos: su actitud de ayuda, sin sentir pena, ni pensar que su compañero/a no puede, exigiéndole a su amigo/a, dando ánimos, respetando, colaborando. Escuchando:“mírame y escucha Antonio, sí lo haces así verás cómo sí puedes” “pero levanta la mano, mírame David es así”, “Xavi ¡!!!Chócame eres un campeón” “que no ves que no es así, anda ven yo lo hago contigo”.

Tenían una pasión común, los más pequeños y juntas están consiguiendo todo lo que se proponen. Buscan compartir, experimentar, crecer y aprender junto a ellos. Cristina y Mari Carmen forman un buen tándem en L’Alquería. La creatividad y el positivismo de Cristina se ha unido a la capacidad de organización y el perfeccionismo de Mari Carmen y juntas estas dos maestras, amantes del arroz (como buenas valencianas y falleras) y de la educación han conseguido integrar en sus clases a niños con distintas capacidades formando una gran familia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies